pastilla-champú-sólido-en-bañera

Cambiarte al champú sólido es un gran paso si buscas reducir tus residuos. Pero, si ya lo has probado te habrás dado cuenta que con el contacto del agua y de la humedad, tu champú puede deshacerse y durar menos de lo debido. Por ello, es imprescindible que lo guardes después de utilizarlo de manera correcta.

La mejor forma de guardar tu champú sólido es en una jabonera que elimine el exceso de agua. Existen múltiples alternativas para todos los gustos.

Nuestra favorita es la jabonera de luffa. Esta alternativa es 100% natural, hecha a partir de la planta de la luffa y, por tanto, totalmente biodegradable. Duran aproximadamente 4-6 meses y su coste es muy reducido.

Sin embargo, existen muchas más alternativas como son las jaboneras de piedra natural o las jaboneras de bambú. Antes de adquirir una de estas debes asegurarte de que absorben bien el agua o que tienen un buen sistema de eliminación del agua, sino su utilidad será nula más allá de lo decorativo.

También, será muy importante para su conservación optar por lugares en los que no se dé demasiada humedad. Si compartes el baño con más personas asegurate de no dejarlo bajo la ducha o en algún lugar que pueda llegarle el agua mientras otros se duchan.

Una vez que el champú en pastilla esté seco, puedes guardarlo en un lugar cerrado, para evitar el polvo. Una cajita métalica o de corcho puede ser una muy buena opción.

¡Espero que estos consejos te sean muy útiles! Si conoces algun consejo más, compártelo en comentarios.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *